domingo, 31 de mayo de 2009

Brihuega, sonidos de la guerra 2.


Desde allí, emprendimos el regreso hacia la muralla y tras nuestro desayuno de rigor nos acercamos a la picota. La picota podía ser erigida por aquellas aldeas que por privilegio real pasaban a tener la consideración de villa y era símbolo de que en la misma había alcaldes y justicia propios. Se trataba de una columna de piedra donde se exponía atados a los delincuentes y se ajusticiaba a aquellos acusados de delitos graves exponiéndose sobre las mismas posteriormente las cabezas y los cuerpos de los ejecutados. En la parte superior de las mismas, se situaban las cadenas, argollas e incluso jaulas donde se colgaba a los reos que siempre eran villanos o plebeyos, ya que la clase noble, hidalgos, eclesiásticos y militares tenían su jurisdicción y tribunales independientes. Las cortes de Cádiz ordenaron la destrucción de todas las picotas, al considerarlas una ofensa a sus ideas liberales (el poder emana del pueblo y no de los señores), pero muchos pueblos se negaron a cumplir la orden llegando incluso a "camuflarlas" convirtiéndolas en cruceiros. La picota de Brihuega data del siglo XVI y al parecer su emplazamiento inicial no fue el actual, no obstante lo cual decidimos obtener un registro parafónico que en esta ocasión nos recompensó con una impresionante grabación. Juzgad por vosotros mismos sobre ella. A nosotros nos ha impactado por su claridad y si bien nos ha resultado imposible obtener un registro de las personas que fueron ejecutadas en la misma, nos ha llamado la atención como en algunas de las crónicas se relata que: "En las mismas fechas (1546) fue condenada una vecina de Brihuega que también era difunta y también se le condenó por judaizante, se llamaba María Álvarez y era esposa de Fernando Álvarez, como vemos todas tenían el mismo apellido." También existe constancia de que las tropas inglesas que tomaron la ciudad en 1710 realizaron violaciones, saqueos y robos, no respetándose nada, ni mujeres ni ancianos ni niños, (¿Explicaría esto nuestra parafonía? aquella voz infantil mencionaba la palabra “mama“ sin duda, como si estuviera contemplando una imagen aterradora, ¿quizá el ajusticiamiento de su propia madre?) que presenciaron escenas traumáticas (Gentes de Brihuega, nº 7), lo que motivo que los brihuegos finalmente apoyaran a las tropas borbónicas, más por venganza que por convencimiento. Curioso es también que Felipe V, una vez vencedor y asentado en el trono, regalara a la villa por su apoyo un cuadro con la imagen de la "Madre de Brihuega" (la Virgen de la Peña).
Con la visita a la picota y a pesar de existir otros puntos de interés (las cuevas moriscas quedan pendientes para otra posible visita) dimos por finalizado nuestro corto paseo por Brihuega, iniciando la búsqueda de lo que era nuestro objetivo principal, vestigios de la "batalla de Guadalajara". Y las sorpresas amigos, se sucederían a partir de ese momento …

ESCUCHAR EL AUDIO: AQUÍ

No hay comentarios:

Google+ Followers

Seguidores