sábado, 19 de septiembre de 2009

Los hombres-lobo.

Los hombres – lobo. (Editorial Siruela. Edición de J.A Molina Foix, varios autores)
Molina Foix escoge 6 cuentos para incorporar a esta excelente recopilación, concretamente los siguientes:

“El lobo blanco de la montañas Hartz”, de F. Marryat. Ambientado en las montañas boscosas del norte de Alemania, y cuyo protagonista, curiosamente, es una mujer-lobo, hija menor de un leñador que asesina a su mujer adúltera y que carga con esta “maldición” como consecuencia de los actos de su padre.

Hughes, el hombre lobo”, de Sutherland Menzies (posible “alter” de Elizabeth Stone), en el que se traslada el mito desde la selva alemana hasta el bosque de Weald, en el condado de Kent, Inglaterra.


“El campamento del perro” de Blackwood, en la que el doctor Silence, “cazafantasmas” de su creación, acude a una isla al norte de Estocolmo donde un grupo de cazadores acampados se enfrentan a una presencia desconocida y con un curiosísimo sistema revelador de la naturaleza lobuna cuando esta se encuentra en forma humana, el hachís.


“La caza”, de Peter Fleming, ( hermano mayor de Ian, el creador del famosísimo James Bond) breve cuento ambientado en la sala de espera de una estación de ferrocarril, y en el que aparece por primera vez el mito de que los hombres lobos se reconocen por tener el dedo índice más largo que el corazón.


“Tabú”, de Geoffrey Household, que introduce por primera vez como mecanismo protector la plata, concretamente un dolar de plata y desde donde al parecer evolucionó la idea de las balas de plata como medio para acabar con los hombres lobos.

“El Galoup”, de Claude Seignolle, narrado desde el punto de vista de “la bestia”, y con un final sorprendente en el que cazador y presa se confunden.


No hay comentarios:

Google+ Followers

Seguidores