sábado, 19 de septiembre de 2009

La Larga Marcha.

El más popular escritor de literatura de terror en el mundo nos presenta en esta novela -que escribió con el seudónimo de Richard Bachman- una apasionante historia de ciencia ficción y terror donde la realidad es más macabra que lo sobrenatural.
El escenario: Una sociedad ultra conservadora en un futuro no demasiado lejano...
El acontecimiento: La más extraordinaria competición deportiva, una agotadora marcha donde cada traspiés puede el último...
Los competidores: La flor de la juventud, cien adolescentes decididos a pasar sobre los cadáveres de sus compañeros para llegar a la meta...
El premio: Una fortuna en dinero, fama y todo lo que se puede desear, para el único superviviente.



Nightwind: En esta ocasión, el comentario lo tenéis por partida doble. Debo reconocer que no todo King me fascina, aunque es cierto que tiene más de una novela realmente extraordinaria. Estamos ante una obra aparentemente "menor”, pero fascinante. El escenario, unos "Estados Unidos alternativos", totalitarios ( ¿Estamos muy lejos de la realidad que veníamos viviendo?)
La marcha se inicia en la frontera con Canadá, por 100 jóvenes, creo recordar que con edades entre los 12 y los 18 años y debe proseguir hasta que solo quede uno. El sistema de "selección" durante la marcha es brutal. Los participantes que no consiguen mantener el ritmo, ( no se puede parar, no se puede caminar a menos de 6,5 Km hora y no se permite abandonar la competición, luego se sabe cuando comienza que tienes un 1% de posibilidades de sobrevivir) o tratan de obtener alguna ventaja o de saltarse las normas, son eliminados por el cuerpo militar que les sigue. (Me recuerda algún tipo de trabajo que prolifera mucho en estos tiempos de crisis...) Durante la marcha, aparecen alianzas "de conveniencia", al igual que algunas amistades sinceras. Toda una metáfora que merece la pena revisar, en tiempos como estos.... aguantar, sobrevivir, ¿para qué? Si al final de la marcha ya no se es persona. Al concluir su lectura no tuve claro si el mejor premio no hubiera sido una bala en la cabeza. La novela me hizo pensar mucho.

No hay comentarios:

Google+ Followers

Seguidores