jueves, 18 de septiembre de 2008

Excursión a Segovia (PARTE 2) Llegamos a nuestro destino.

Tras unas cuantas vueltas por la sierra de Madrid en busca de nuevas localizaciones donde planear nuestras próximas aventuras, llegamos a la majestuosa ciudad de Segovia, su ambiente nos envuelve desde el principio, sus callejuelas estrechas, las marcas de los "canteros" por muchos de los edificios, la arquitectura en general, es sin lugar a dudas maravillosa y como es de todos sabido, una obra maestra destaca sobretodas las demás, El Acueducto, una construcción romana de una belleza y una perfección difícilmente comparables. Veinte mil cuatrocientos bloques de piedra en equilibrio hacen que uno se pregunte si no será cierta la leyenda de "La Joven y El Diablo" y aunque esta construcción no es nuestro principal objetivo no deja de asombrarnos como a cualquier otro visitante que se precie. Nuestros pasos, acelerados por la emoción, se encaminan directamente hacia el Antiguo Museo De La Brujería, por fortuna algunos viandantes nos indican de manera certera nuestro destino. Y es allí precisamente, cuando nos damos de bruces con la mayor decepción de la jornada, el museo había cerrado sus puertas!!! Sinceramente no puedo describir aquí el enorme "bajón" que en ese momento sentimos todos los componentes del grupo Alpha, nuestro primer objetivo se convertía ahora en una misión imposible pero debíamos seguir adelante.... Con el estómago inquieto por el viaje y entristecido por el reciente descubrimiento, decidimos ir a comer para así planear nuestra nueva estrategia. La comida, exquisita (como ya os comentamos en el "avance" del reportaje) sin duda es otro de los alicientes por los que debéis visitar esta ciudad, su gastronomía es de las mejores del país y eso si que no tiene ningún misterio. Tras este pequeño descanso, partimos de camino a otro de los "lugares de poder” por excelencia de esta zona, lleno también de misterios y curiosas leyendas, El Alcázar de Segovia, es una verdadera obra de arte que se alza majestuosa e impenetrable a los ojos de los miles de turistas y curiosos que caminan por su interior cada año. El paseo por el Alcázar en realidad se hace breve (la entrada completa cuesta sólo 6 euros) y os aseguramos que no es precisamente porque sea un sitio pequeño, sino más bien porque en nuestro interés por conocer y descubrir los secretos de este monumento se nos acelera el paso nada más entrar en esta increíble fortaleza. Podríamos "separar" la visita al Alcázar en tres zonas fundamentalmente (de las cuales os mostramos más abajo todas las fotos) En primer lugar estaría la visita al museo de artillería y química un curioso lugar en el que podréis observar todo tipo de armamento antiguo y también instrumentos de medición que os asombraran, libros, discursos, tratados de guerra, todo perfectamente explicado y organizado. Los sótanos del Alcázar también tienen bastante que mostrarnos, actualmente pueden verse los muros de carga originales en un frío habitáculo al que se accede por unas pequeñas escaleras metálicas. No deja de ser interesante encontrarnos con la huella de algún animal en aquel preciso lugar porque la primera pregunta que nos surge es ¿como lo bajaron ahí? En fin, por último aunque no menos importante el acceso a la torre del Alcázar se convierte y atrapa al visitante en lo más valioso de la visita, la angustia y el vértigo que uno siente ascendiendo (y descendiendo después claro) por esos ciento cincuenta y dos escalones de piedra es indescriptible, al llegar al final de la escalera y salir al exterior más que nunca, el aire se hace necesario... Subir esas escaleras de apenas unos centímetros de ancho, vestido con el ropaje militar de antaño debía ser sin duda todo un logro. Tras concluir nuestro paseo por El Alcázar damos por finalizado nuestro recorrido turístico por esta preciosa ciudad medieval, y nos embarcamos ahora en un viaje que nos llevará a un lugar cercano a El Escorial con el que ni tan siquiera hubiéramos podido soñar... y que vosotros pronto conoceréis también.

A lo largo de toda la visita no dejan de asombrarnos los curiosos artilugios que empleaban aquellos hombres.


Las escaleras de bajada a los sótanos del Alcázar permiten al visitante no sólo contemplar los antiguos cimientos del edificio, sino percibir y observar con asombro las dimensiones de aquellos que habitaron tras esos muros.




La increíble colección de armaduras que se puede contemplar en el Alcázar es sin duda uno de sus mejores alicientes.




El Alcázar se alza majestuoso desde hace cientos de años ante la asombrada vista de sus visitantes....



Segovia esta llena de rincones maravillosos de una belleza y un valor incalculable cuya memoria histórica sin duda debemos salvaguardar entre todos nosotros.
Os ponemos aquí también algunas direcciones interesantes que podéis visitar para obtener más información acerca de los misterios y secretos de esta ciudad:

No hay comentarios:

Google+ Followers

Seguidores